Endulza tu vida sin engordar


Los postres son una parte deliciosa de nuestras vidas, sin embargo, cada vez podemos consumirlos menos ya que la obesidad y otras enfermedades están cada vez más presentes en nuestra realidad y el azúcar es un gran culpable de esta situación.

La opción lógica que muchos tomamos, es recurrir a los edulcorantes artificiales para no sacar la dulzura de nuestra vida, pero es posible que no sea la decisión más sana. Los edulcorantes artificiales son relativamente recientes en la historia del ser humano. Fue en 1879 que Constantin Fahlberg descubrió la sacarina, el primer edulcorante.

A la sacarina siguieron el ciclamato, el aspartame, el acesulfame potásico, la sucralosa, el neotamo, etc. Estos edulcorantes son baratos de producir, no tienen calorías y no provocan caries dental, por esta razón su consumo se ha disparado desde que en las grandes guerras escaseaba el azúcar y la sacarina tomó el mercado.

Eso fue hasta ahora. Si has utilizado estos edulcorantes de forma regular, te podrás dar cuenta de que lejos de tener un impacto positivo en tu pérdida de peso, de hecho hacen lo contrario y parece que en vez de perder peso, ganas más.

La razón por la que esto sucede, es porque los edulcorantes, a diferencia del azúcar, no activan la reacción fisiológica que manda señales de saciedad al cerebro para que pares de comer, por lo que aumentas tus porciones y por ende tu consumo calórico y peso.

Pero no todo está perdido y la respuesta ha estado ante nosotros por siglos. En Sudamérica, existe una planta llamada Stevia rebaudiana que tiene al menos once componentes en sus hojas llamados glucósidos de esteviol lo que hace que sean, naturalmente, muy dulces. ¿Qué tan dulces? Al menos 300 veces más que el azúcar de caña.

Este edulcorante empieza a comercializarse desde hace poco tiempo, es la famosa Estevia o Stevia. Claro, es difícil encontrarla en su forma más pura, por lo que al buscarla en el supermercado es importante leer las etiquetas con atención, ya que muchas marcas diluyen las propiedades de la planta con los dañinos edulcorantes que mencionamos anteriormente, enmascarando el daño que causan con el buen nombre de la stevia.

La mayor ventaja de la stevia es que no tiene calorías, pero tampoco afecta la señal de saciedad de nuestro cerebro, ni daña nuestro metabolismo, lo que la hace una opción extremadamente saludable. Además, la stevia no sólo endulza, también es un poderoso antiséptico que podemos utilizar para limpiar nuestra boca y prevenir el mal aliento. También estimula el sistema inmunológico y es estable en el calor por lo que se puede usar en la repostería sin ningún problema.

Endulza tu vida con stevia, no engordes ni dañes tu salud con edulcorantes artificiales.

Si quieres obtener todos los beneficios del ajo u otras plantas medicinales, visita la tienda en línea de VillaSanterra.com y cuida tu salud naturalmente.




Comentarios

Entradas populares