La cúrcuma para tratar la artritis reumatoide




La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que causa inflamación, dolor y rigidez en las articulaciones. Puede afectar cualquier articulación, pero las más comunes son las muñecas y los dedos.

La artritis reumatoide es una enfermedad incapacitante y se desconoce su causa, sin embargo, modificar nuestros hábitos e incluir suplementos en nuestra dieta puede ayudar con las molestias.

La cúrcuma es un potente antiinflamatorio y antiartrítico y no tiene que ir más allá de su despensa para acceder a sus beneficios.

En 2012 se comprobó que en conjunto con el tratamiento tradicional, la curcumina disminuye síntomas como la sensibilidad e hinchazón de las articulaciones y no se observaron efectos adversos.

Si quiere consumir curcumina para tratar su artritis, esta ya está disponible en un sinnúmero de suplementos, la única desventaja es que para alcanzar efectos terapéuticos es necesario consumir hasta 3 gramos, tres o cuatro veces al día.

La curcumina también se puede emulsionar, mezclándola con 1 o 2 yemas de huevo y una cucharadita de aceite de coco derretido. Otra opción para mejorar la absorción es poner una cucharada de polvo de cúrcuma en un litro de agua hirviendo, esto creará una solución al 12% y podrá beberla.

Debe tener precaución al trabajar la curcumina, ya que es un pigmento muy potente y puede manchar la ropa y superficies.

La artritis es una enfermedad muy complicada que si no se atiende puede llegar a afectar muchos aspectos de nuestra vida, hacer cambios positivos en la dieta y nuestra rutina puede ayudar a que sea más fácil controlar la enfermedad y así evitar enfermedades secundarias como la depresión.

Trate de conseguir la cúrcuma fresca, pero si no es posible, asegúrese de que la que está adquiriendo es lo más pura y menos procesada posible.

Si quieres obtener todos los beneficios del ajo u otras plantas medicinales, visita la tienda en línea de VillaSanterra.com y cuida tu salud naturalmente.




Comentarios

Entradas populares